25 de mayo Actividades de Aniversario 

                                   

Día del superviviente de cáncer  20 y 21 de julio 2018

  • Facebook Social Icon
  • @amecatoficial
  • Google+ Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Pinterest Social Icon
  • Instagram Social Icon

Mi nombre es Claudia Figueroa Pitayo, y aquí les dejo mi testimonio para  que conozcan un poco de mi experiencia y la intención es que pueda servir a otros:

​Me detectaron cáncer de tiroides a los 40 años en junio de 2007.

Todo empezó durante mi último embarazo a los 37 años, el cual transcurrió de manera normal, sin embargo  a los dos meses  del nacimiento de mi hijo, una mañana al acercarme al espejo me descubrí un bulto en el cuello de lado izquierdo y que era muy notorio pero no le dí importancia, así pasó el tiempo y después de continuar con molestias que atribuíamos a muchas cosas sin saber ni tener conocimiento de los principales signos y síntomas de alerta  (estos síntomas junto con una revisión del especialista pueden marcar una diferencia) les comento que sí consulté algunos médicos  y  me decían que era estrés, que podría ser depresión, ansiedad y un largo etcétera que seguro a muchos les ha pasado. Una tarde al tocar mi cuello sentí los ganglios inflamados, empecé a buscar de nuevo opiniones médicas, casi cuatro años después que me descubrí por primera vez la "bolita" en el cuello,  y poco a poco se siguieron acentuando los síntomas como una tos y ronquera que de repente aparecía y desaparecía sin estar enferma, un cansancio extremo que no era normal, dolor de huesos y articulaciones y a nivel del cuello sentía  que algo me oprimía,  falta de aire, dificultad para pasar los alimentos, se me atoraba la comida, etc.  un día entre mi desesperación  por buscar perder peso y sin entender todos los síntomas que tenía, llegué con un especialista en medicina tradicional china (acupuntura) pero  que también es médico internista y anestesiólogo,  al cual le debo y agradezco que en la revisión general me detectó los nódulos y me explicó  que podría  tener algún problema en tiroides, por los síntomas que le comenté y en la exploración me dijo que al parecer tenía un problemita y que habia algo que  estaba presionando por dentro las estructuras del cuello, por lo cual  después de revisarme minuciosamente y detectar los nódulos que eran muchos, me explico que me tenía que revisar otro especialista y  me envió directamente con el cirujano oncólogo,  el cual tras la revisión, me explicó que tenía muchos ganglios  y que era necesario realizar una biopsia, que probablemente serían benignos, a los pocos días el resultado de la biopsia fue confirmado:  Cáncer Papilar de tiroides  con metástasis a ganglios del cuello y mediastino.

Después de recibir el diagnóstico, de pasar el susto de mi vida y de empezar a investigar y leer para entender qué era el CÁNCER DE TIROIDES que jamás  había escuchado,   el médico me informó que para iniciar el tratamiento lo indicado era la cirugía me explicó detalladamente los riesgos y complicaciones que podrían presentarse, y aunque no urgente "se tiene que operar si o si"  no hay otra opción y es el primer y más importante paso, además de tratamiento que más adelante me explicarían,  me informó que me realizarían una cirugía  donde se quita la tiroides completa Tiroidectomía total y un procedimiento para quitar las partes que tuviesen afectación o enfermedad, disección radical de cuello modificada bilateral y disección de cuello ganglios centrales y bilaterales,  sería una herida grande de lado a lado del cuello en forma de U  y que haría lo posible por quitar todo.  Fue muy rápido y sin  pensarlo mucho, aún con todo el miedo que sentía a la palabra CÁNCER, decidí operarme el médico me dio mucha confianza y no quería perder tiempo e  inmediatamente hice los trámites para la cirugía,  a las 3 semanas después de recibir el diagnóstico me  operaron, fue una cirugía de 7.5 hrs.  de duración,   cada que pasa el tiempo y conozco tantos  pacientes sus experiencias  y testimonios,  me doy cuenta de lo afortunada que fuí, ya que la cirugía fue muy grande y delicada, por excelentes cirujanos, con toda la experiencia ya que  cuidaron y conservaron correctamente  las paratiroides, el nervio laríngeo recurrente y  las cuerdas vocales sin lesiones,   mi voz no cambió, no tuve ninguna lesión en nervios ni músculos del cuello, hoy digo que estoy mejor después de la cirugía por todo lo que sentía antes con todos estos malestares, mientras la enfermedad avanzó,   ya que aunque es un cáncer poco agresivo, indoloro  y de crecimiento lento, sabemos que al final del día,  es un cáncer  y como tal hay que tratarlo.   Después de la cirugía, y de mis tratamientos de yodo radiactivo, etc,  puedo decirles que si se puede vivir sin tiroides, aceptándolo y conociendo como cambia nuestro cuerpo sin la glándula y adaptándonos poco a poco a esta nueva condición,  buscando un equilibrio y siguiendo al pie de la letra las indicaciones médicas, con un seguimiento  y  control adecuados podemos sentirnos mejor y debemos estar alertas ante cualquier cambio y reportarlo al médico,  aquí la situación es que nunca te declaran libre de cáncer ya que los chequeos  y revisiones son de por vida aunque la enfermedad esté controlada.

Siempre agradecida con los médicos por su excelente experiencia y calidad humana, Dr. Mario Cuéllar Hübbe, Dr. Ernesto José Zepeda Castilla y al Dr. José Luis Cortés Rubio, a mi médico nuclear Dr. Pablo Antonio Pichardo Romero, todos ellos fueron parte importante en mi recuperación.

Toda esta experiencia  fue la inspiración que me animó a  formar este grupo, que ha crecido en estos ultimos años,  con asesoría de Asociaciones y Grupos de Apoyo de todo el mundo,  logrando así  que se escuche la voz de los pacientes de México y continuar con las actividades en las que estamos participando, uniendo nuestras voces y siendo el vínculo entre el paciente y los médicos, logrando crear nuevos grupos de apoyo en otros países de latinoamérica  para que se conozca más acerca el cáncer de tiroides.

Grupo de Apoyo a Pacientes y familiares con diagnóstico de cáncer de tiroides 

En  AMeCAT, trabajamos principalmente en el apoyo emocional e informativo al paciente diagnosticado con cáncer tiroideo, con el apoyo a sus familiares integrandolos en las actividades y en  las reuniones CAFÉ TIROIDES y las JORNADAS MEDICAS INFORMATIVAS, se les informa sobre sus derechos y obligaciones como pacientes a recibir atención medica oportuna. En AMeCAT estamos contigo y escuchamos tu voz,  para lograr nuestro principal objetivo  que es el bienestar del paciente y continuar brindando la información médica sobre las actualidades y tratamientos para mejorar la calidad de vida de todas las personas afectadas por el cáncer de tiroides, con sede en la Ciudad de México y en los principales estados de la república GUADALAJARA, MONTERREY, PUEBLA, OAXACA SAN LUIS POTOSI, VERACRUZ, QUINTANA ROO, 

 ​

I

Claudia Figueroa Pitayo

Presidenta y Fundadora de AMeCAT 

Asociación de Pacientes Cáncer de Tiroides México

Y lo podemos contar...

 

El Cáncer de Tiroides es curable .......

© 2015 by Amecat.

CONTACTANOS!

El cáncer de tiroides es curable, y lo podemos contar..........

  • Facebook Classic
  • Google Classic

AMeCAT

WhatsApp :   55 1820 5905

 
amecat.mx@gmail.com